Las historias de Maurice …

CAP 74 – Ciao amore

Abro la nevera y veo que hay un par de botellas de Taittinger. Esto es señal casi inequívoca de que mi sobrina ha llegado de Bonn. Fiesta de “Todos Los Santos” más dos de champán francés en el frigo, mi…

CAP 73 – Siempre Presupuesto

Sabes que durante un tiempo, fue mi primer trabajo, colaboré en el negocio de mi familia. Esa era al menos mi intención, aunque según la mayoría de opiniones más que colaborar parece ser que lo que conseguí fue prácticamente llevarlo…

Cap 72 – Siempre tuya

Con la que está cayendo parece imposible que a alguien pueda interesar lo que yo te cuente, pero aunque sea por mantener una costumbre, aquí me tienes. Algunos parece que no encuentran sentido a su vida si no lían una…

Cap 71 – Derecho a no decidir

La tarde anterior a ingresar en el internado salesiano, mis padres organizaron una excursión al Corte Inglés de Plaza Cataluña, para comprar el equipo que requería nuestra inminente independencia.   El neceser, las toallas, la bata (o guardapolvo), zapatillas de…

Cap 70 – Guy Marchand monta a caballo

En algunas ocasiones me han confundido con el actor francés Guy Marchand. A pesar de haber protagonizado casi un centenar de películas en España es prácticamente desconocido, pero en Francia es una estrella desde que fue el detective privado Nestor…

Cap 69 – La rebelión de los idiotas

No te creas que uno es imbécil por tener defectos. Defectos tenemos todos, lo que a ellos les diferencia, es que no lo reconocen. Pienso que como mas estúpido eres menos te conoces, entre otras cosas porque pasas más tiempo…

Cap 68 – Murió Maruja

El jueves moría Maruja, mi confidente en Madrid. Tenía algo más de noventa años, todos interesantes, y todos los recordaba y explicaba, si se lo pedías, con una sencillez y dulzura que me embobaba. Vivió la Guerra Civil en Francia…

Cap 67 – De cuantas veces debo hacerlo para vivir más

Hoy ya ha sido el no va más de la función sanitaria de los periódicos. Leo en uno de los más, “¿Cuántas veces debo hacer el amor para estar sano?”. ¿Hay alguien que sabe tantas cosas en el Mundo? Lo…

Cap 66 – Como si nada hubiera pasado

Al llegar esta mañana al club, los mismos caballos y jinetes de cada día a esta hora en la pista. Nada ya indica un estado excepcional. Una vez hecho recuento de familiares y amigos y comprobado que ninguno de los…

Cap 65 – Vieja Loca

No puedo evitar reírme cada vez que pienso en lo que me has contado, de que te apearon de un coche porque la conductora consideró que estabas haciéndote el graciosillo. Tú pensabas que andabas fino, simpático e ingenioso y sin…

Cap 64 – Cuanto vale un beso

Te conozco ya lo suficiente para saber que solo algo especial ha podido hacerte sentir así. Tus tres principales placeres, el jamón ibérico, montar a caballo y conducir escuchando a Barry White, no son suficientes para justificar esa energía. Querido…

Cap 63 – Pobre pequeño potro

El martes parió mi yegua un potro pequeño como un ratón, que además ni tan siquiera es bonito. Bajé a dar el pienso, lo vi, me decepcioné lo justo, comprobé su sexo, me aseguré de que había encontrado la ubre…