Las historias de Maurice …

Cap 91 – Miedo a los 55

¿Te has preguntado, cuándo dejarás de ganarles el pulso a los sobrinos?, ¿Cuándo no podrás hacer un bis, si tu pareja te lo pide? ¿Cuándo serás el más lento conduciendo en una carretera de montaña? ¿Cuándo dejarás de ser el último en irte del restaurante, del bar y de la boda? ¿Cuándo irás más tiempo […]

Cap 90 – Ante el espejo

Salgo de casa apresurado, sin especial motivo, créeme, pero cuando decido romper la barrera y entrar definitivamente en la calle, surge la urgencia de no perderme un minuto de lo que pueda estar pasando ahí fuera. Antes de abrir la puerta, sin embargo, son preceptivos unos segundos de revisión ante el espejo del recibidor. Especialmente […]

Cap 89 – El hijo de la tendera y la boda de Harry

Disculparás que no haya hablado contigo desde hace algunos días pero… sucedió algo, nada especialmente atractivo. Fue por casualidad. Una noche, habiéndome quedado sin lectura, rebusqué entre libros antiguos que colecciono, alguno que me ayudara a cansar la vista y distraer los pensamientos. Me decidí por una singular biografía de torero escrita por D. Antonio […]

Cap 88 – Profetas

¿Dónde están los que decían que esta iba a ser la primavera más seca de los últimos no sé cuantos años? Eso deben pensar mis yeguas que no saben ya en que rincón esconder a sus potrillos neonatos para que no se ahoguen bajo la lluvia. Malditos profetas No…si yo los entiendo…lanzan esta predicción, y […]

Cap 87 – Todos a la carretera

Me encanta. De verdad que me gusta ver como la carretera se llena hasta los topes de coches cargados de gente en búsqueda de su mejor Semana Santa, que aunque cada vez sea menos semana y, sobre todo, menos santa, tiene para mí un aspecto hipnótico, como cuando miro las luces de un avión en […]

Cap 86 – El conductor de la peluquera

Como sabes, esta semana han operado a mi chica. Si ya no me la merecía antes, imagínate ahora, después de esta “reparación”. Es injusto que alguien como ella esté con un tipo como yo, pero casi siempre los repartos son injustos chico, y no veo a nadie que renuncie a su exceso de suerte. Cuando […]

Cap 85 – La alzada de Jappeloup

Acabo de despertar. Giro la muñeca para comprobar la hora. Son las siete y media. Me incorporo con los ojos entreabiertos. Hoy hará sol, pero recuerdo que debo apilar leña al lado de la chimenea. Han pronosticado nevadas para el martes. Lo haré más tarde.  Ahora leo un poco. La lectura por la mañana, en […]

Cap 84 – El secreto inconsciente

Tenía dieciséis años, era junio, terminaba el curso, recogía las notas y no hubo sorpresa, solamente aprobé dos asignaturas, Gimnasia y Religión. Ahora lo podría atribuir elegantemente a que en aquella época solo pensaba en caballos, pero no es así, simplemente era vago y estúpido. Creía que me esperaba un verano más, preparando los exámenes de […]

Cap 83 – El Coronel

La pasada semana moría un coronel de caballería. Soy amigo de su hijo, también coronel, también de caballería, y fui a darle mi apoyo durante el funeral. No voy a contarte lo que ya imaginas. Condolencias… ley de vida… todas las lógicas y sinceras palabras que se escuchan en los entierros, que por no ser […]

Cap 82 – El túnel del tiempo

Has pensado alguna vez, seguro sí lo has hecho, que si ahora montaras el caballo que tuviste hace unos años… ¡que lástima!. No existe ese botón que nos lleve al pasado. No existe el túnel del tiempo, y si lo hubiera no lo pulsarías, seguro, por volver a montar a ese caballo que no disfrutaste […]

Cap 81 – Fin de año en La Puerta del Sol

Lo había visto muchos años. Siempre por televisión. La mayoría de veces aún en blanco y negro. Ya sabes… grupos de soldados de permiso, serpentinas, matasuegras, botellas de sidra desparramadas, gente apretujada, pero muy feliz, aparentemente al menos, porque el temor a la soledad seguro también se cuela esa noche en La Puerta del Sol. […]

Cap 80 – ¿Cuánto vale tu palabra?

¿Recuerdas la época en que los caballos se compraban y vendían con un apretón de manos? Caballos, vacas, ovejas y cualquier otra cosa susceptible de trato, era suficiente tender la mano al tiempo que hacías una oferta y con un gesto tan simple como encajar los cinco se perfeccionaba la operación. No cumplir con el […]